Archivo de la etiqueta: frases

Las frases de película más conocidas

“Que la fuerza te acompañe” de la guerra de las galaxias.

Aunque, al principio, el mercenario encarnado por Harrison Ford es bastante despreciativo con Luke Skywalker y no cree para nada en la legendaria “fuerza” a la que aluden los caballeros jedi, al final acaba utlizando este mantra para desearle suerte al joven héroe interpretado por Mark Hamil.

“Aquí me tienes mirándote, chica” de Casablanca.

El personaje de Humphrey Bogart en esta joya de Michael Curtiz parecía duro como el pedernal. Pero tras esa facha se escondía un romántico empedernido al que la reaparición de su antiguo amor (una resplandeciente Ingrid Bergman) le hace brotar su lado más apasionado. aunque al final la deje marchar y él se quede con el cínico policía Renault (Claude Rains).

“Le voy a  hacer una oferta que no podrá rechazar” de El Padrino.

Y ya se sabe de que calibre son las ofertas que hace el gran capo de la mafia italiana en Nueva York. De hecho, quien no las acepta se encuentra al despertarse con la cabeza cortada de un caballo metida entre sus sábanas. En fin… ¿Hace falta recordar que Marlon Brando ganó su segundo Oscar por su magnífica interpretación en este peliculón de Francis Ford Coppola?

“Francamente, querida, me importa un bledo” de Lo que el viento se llevó.

Hay que reconcoer que la caprichosa Scarlata O’Hara se ganó a pulso que el apuesto Rhett le soltara semejante ordinariez en su cara antes de salir dando un portazo y dejarla plantada ¿para siempre? Y es que hay que ser tozuda y obstinada como ella para tatar como trató en esta película al personaje de Clark Gable. Pero, claro, a ella la interpretaba Vivien Leigh y a esta actriz se lo perdonamos todo.

“Alégrame el día” de Harry el sucio.

Lacónico y contundente como él solo, el inspector de policía que encarna Clint Eastwood en este magistral thriller de Don Siegel le espeta dicha frase a un delincuente al que acaba de herir y que trata de coger su arma. Teniendo en cuenta que Harry le está apuntando casi a quemarropa con una Magnum 44, entendemos que el tipo desistiera del intento.