Archivo por meses: enero 2018

Y las películas con mejor banda sonora son…

Star Wars

En plena era del pop y la electrónica, George Lucas confió a John Williams la tarea de componer una banda sonora clásica que estuviera inspirada en las grandes óperas de Wagner así como en la Sinfonía de los planetas de Holst. El resultado, inolvidable, dio pie a una trilogía magnífica que depara más de seis horas de puro gozo.

Conan el bárbaro (Basil Poledouris, 1982)

A John Milius le gustaban los perdedores con talento, quizá por esa razón entregó la partitura de su mejor película a un semidesconocido músico de origen griego que firmó una joya imperecedera. Redonda de principio a fin, Conan es una experiencia mística que convierte la música en un catalizador hacia tiempos pretérito y salvajes.

La profecía (Jerry Goldsmith, 1976)

Solo un Oscar adorna la brillante carrera de uno de los músicos más prolíficos, geniales y versátiles de Hollywood. Su Ave Satani para La profecía aún provoca escalofríos de terror, si bien el autor es más conocido por haber ambientado las sagas Star Trek y Rambo o haber catapultado el Desafío total de Paul Verhoeven.

Willow (James Horner, 1988)

La tendencia al autoplagio ha emborronado la carrera de un compositor que fue dueño y señor de la fantasía ‘ochentera’ gracias a maravillas como este Willow de Ron Howard o la recordada Krull. Su mayor pecado, quizá, fue dar lo mejor de sí mismo antes de cumplir los 40, pero nunca debemos olvidar que es un grande.

Memorias de África (John Barry, 1985)

De la elegancia y sutileza de los compositores ingleses habla impecablemente la trayectoria de John Barry, famoso por haber animado la saga Bond con sus pegadizas canciones y melodías. La madurez no mermó sus cualidades, como demuestra el romanticismo arrebatado de Memorias de África o Bailando con lobos.

Cincuenta sombras más ocuras

Cincuenta sombras más ocuras

Cincuenta sombras más ocuras, la segunda entrega de la trilogía que describe la relación entre la recién graduada universitaria Anastasia Steele (Dakota Johnson) y el joven magnate de los negocios Christian Grey (Jamie Dornan), y que continúa justo después del desenlace de la primera, cuando Anastasia se encuentra abrumada y desolada ante el poder que ejerce sobre ella el misterioso Christian. Su inicial magnetismo se ha transformado en un peligroso juego de dominación sexual, y por eso la joven decide alejarse de él lo máximo posible y empezar desde cero una nueva vida.

Tras su ruptura con Christian, aceptará un trabajo en una editorial de Seattle. Allí conocerá a Jack Hyde (Eric Johnson), su jefe, que poco a poco se irá encaprichando con ella e intentará seducirla a toda costa, para disgusto de Christian. Mientras lucha contra sus propios demonios del pasado, el joven no dejará de pensar en Ana. Y ella, por su parte deberá enfrentarse a la ira y la envidia que le provocan las mujeres que la precedieron como amante de Grey. ¿Será capaz Anastasia de escapar de la influencia y del recuerdo del tacto de Christian? Nueva historia. Nuevas reglas.

Basada en la novela de 2012 Cincuenta sombras más oscuras de la autora británica E. L. James, el nuevo encargado de dirigir el film es James Foley (Seduciendo a un extraño, Confidence). Sus actores protagonistas vuelven a ser Dakota Johnson (Mejor… solteras, Cegados por el sol, Black Mass. Estrictamente criminal) y Jamie Dornan (La caza, Érase una vez, María Antonieta). Entre las incorporaciones al reparto se encuentran los actores Eric Johnson (The Knick, Flash Gordon), Bella Heathcote (Orgullo + Prejuicio + Zombis, Sombras tenebrosas) y Kim Basinger (Dos buenos tipos, Lejos de la tierra quemada).

rodajes más caros

Descubre los rodajes más caros de la historia

Avatar

La película de James Cameron pasó a la historia por la inversión que supuso y se convirtió en el rodaje más caro. Unido a esto, su director se convirtió en el único en realizar dos veces la película más cara de la historia del cine, ya que también batió récords con Titanic. El costo de la cinta fue de casi 500 millones de dólares. 

Piratas del Caribe: El fin del mundo

La producción protagonizada por Johny Depp costó 300 millones de dólares y fue un éxito de taquilla. La diversidad de locaciones exóticas, las complejas escenas de acción y los efectos digitales se convirtieron en aspectos que determinaron la abultada cifra invertida.

Cleopatra

Algunos sostienen que es la película más cara de la historia por el año en que se filmó, 1963. El filme protagonizado por Liz Taylor y Richard Burton costó nada más ni nada menos que 286.4 millones de dólares.

Superman returns

Es la quinta de la serie fílmica de Superman. Fue dirigida, coproducida y coguionizada por Bryan Singer (X-Men, X-Men 2, The Usual Suspects). El costo de la súper producción ascendió a los 269 millones y valió la pena. La recaudación fue más que satisfactoria.

Spiderman 3

La película se estrenó el 4 de mayo del 2007. La dirección estuvo a cargo de Sam Raimi, quien volvió a contar con Tobey Maguire, Kirsten Dunst, James Franco y J. K. Simmons para el elenco. La producción tuvo un costo de 264 millones de dólares.

Titanic

Costó 250 millones de dólares. La mayoría de los recursos invertidos fueron utilizados en la construcción del gigante estanque artificial en los estudios de Nuevo México y en la fabricación del barco, cuyo tamaño parecía ser el del navío original.

Quantum of solace

La película sobre el agente secreto James Bond se filmó en diversas partes, entre ellas México, Chile y Panamá. El costo de esta cinta fue de 242 millones de dólares y fue un éxito de taquilla.

Waterworld

Waterworld es una película de 1995 dirigida por Kevin Reynolds y protagonizada por Kevin Costner. Se la considera uno de los grandes fracasos del cine comercial por su elevadísimo presupuesto, su cuidada realización y su baja recaudación en taquilla.

El mérito de este filme reside en que se rodó enteramente en el mar, en escenarios flotantes, lo cual es muy difícil y riesgoso, así como la creación de éstos, junto con el vestuario y los vehículos que la convierten en la película más cara de su momento. En este caso, la inversión fue de 232 millones de dólares.